La ‘Iª Guerra Carlista’ y el paso del rey por Las Caderechas (1837)

Imagen: “Calderote-Primera Guerra Carlista”, de A. Ferrer-Dalmau (2010).

El XIX fue un siglo convulso, en el que España se debatió entre los apegados a las tradiciones y quienes deseaban un nuevo orden liberal. La Bureba volvió a ser escenario de combates bélicos y Las Caderechas territorio de tránsito para las tropas, con un visitante “real” de excepción.

INDICE

1. Guerras civiles del siglo XIX

2. Primera Guerra Carlista (1833–1840)

3. Guerra en la comarca de La Bureba

4. Expedición Real de 1837

5. Agotamiento carlista y fin de la guerra

Imagen: “ La promulgación de la Constitución de 1812”, de Salvador Viniegra (1912).

1. Guerras civiles del siglo XIX

Las guerras civiles que tuvieron lugar en España a lo largo de todo el siglo XIX, son popularmente conocidas como “Guerras Carlistas”. Fueron un total de tres contiendas y varios alzamientos militares, que manifestaban como principal razón (aparente) la disputa sucesoria por el trono.

Imagen: “Carga del Escuadrón Real de Carlos VII”, de A. Ferrer-Dalmau (2008).

2. Primera Guerra Carlista (1833–1840)

La ‘Primera Guerra Carlista’ (o Guerra de los Siete Años) enfrentó a los partidarios del infante Carlos María Isidro, hermano del monarca Fernando VII y denominados por ello ‘carlistas’, con los conocidos como ‘isabelinos’ o cristinos, defensores de los derechos de la reina niña Isabel y de la (por entonces) regente del reino, María Cristina de Borbón-Dos Sicilias.

Imagen: “Desembarco de SM Fernando VII en la isla de León”, de José Aparicio (1827).

2.1 Causas de la contienda

Tras varios cambios de opinión y poco antes de su muerte, el rey Fernando VII aceptó y publicó definitivamente la ‘Pragmática Sanción que dejaba sin efecto el ‘Reglamento de Sucesión’ de Felipe V (conocido como “Ley Sálica” franca) que excluía la sucesión femenina al trono de España.

Retratos: infante ‘Don Carlos’ y la regente ‘María Cristina’, de Vicente López.

2.2 Inicio y desarrollo de la Guerra

El pronunciamiento ‘carlista’ de octubre de 1833 triunfó en ciertas zonas de la geografía nacional, con especial intensidad en el País Vasco y Navarra. En estos lugares, las Diputaciones Provinciales no habían disuelto los cuerpos de ‘Voluntarios Realistas’, encargados de vigilar al Ejército y de combatir cualquier conato de liberalismo.

Imagen: “ Don Carlos, Zumalacárregi y el Estado Mayor”, Zumalakarregui Museoa (1837).
Imagen: “General Cabrera en Morella”, de A. Ferrer-Dalmau.

2.3 Pronunciamiento castellano

El 10 de octubre de 1833, la ‘Junta Carlista de Burgos’ consideró oportuno actuar, manifestándose abiertamente en favor del auto-proclamado rey Carlos V. Se formaron los ‘batallones castellanos’ y nombró al mando de los mismos a Alonso Cuevillas, quien recibió (con este fin) el ascenso a brigadier.

Imagen: “Pronunciamiento monacal”, Zumalakarregui Museoa (1834).

3. Guerra en la comarca de La Bureba

La causa isabelina tuvo muchos servidores en La Bureba, como demuestra la formación en Poza de la Sal de un batallón urbano (o ‘Milicia Nacional’) compuesto de un centenar de voluntarios para proteger la villa contra los rebeldes ‘carlistas’. No llegaron nunca a entrar en combate.

Santuario de la ‘Virgen de Pedrajas’, en Poza (imagen: Jorge Plaza Bárcena).

3.1 El frente de La Bureba (1833)

El 18 de octubre de 1833, Echevarría adelantó su cuartel general hasta Poza desde Medina de Pomar, con la intención de contribuir al bloqueo de la capital burgalesa que se mantenía leal al gobierno cristino.

Panorámica de la villa y palacio de los ‘Rojas’ (imagen: Jorge Plaza Bárcena).
Imagen: “Cruz en el camino”, de A. Ferrer-Dalmau (2011).

3.2 La ‘Expedición de Gómez’ de 1836

En diciembre de 1836, la ‘Expedición de Gómez’ pasó por las localidades de Salas de Bureba y Oña, en su camino de regreso hacia los cuarteles en el País Vasco. Se trataba de la expedición más larga y destacada de cuantas (alrededor de una decena) se emprendieron durante esta primera contienda civil.

Imágenes: lanceros ‘isabelino’ (izda.) y ‘carlista’ (dcha.), de A. Ferrer-Dalmau.

4. Expedición Real de 1837

Con la finalidad de mantener ocupadas las tropas y de extender el conflicto a otras zonas del país (aliviando la presión ejercida sobre los bastiones tradicionalistas), se organizaron expediciones militares, durante todo el conflicto, que tuvieron un gran impacto popular y una amplia repercusión en la prensa europea de la época.

Imagen: “La toma de la Seu de Urgell”, de A. Ferrer-Dalmau (2011).

4.1 Don Carlos en Las Caderechas

Durante su (atropellado) retorno hacia los bastiones en las regiones del Norte, la ‘Expedición Real’ pasó por distintos lugares de la provincia de Burgos.

«Por Santa Eulalia y Rojas a Los Barrios de Bureba el 23 de octubre de 1837. Pensaba descansar Don Carlos en este pueblo; pero sabe a las nueve de la noche la proximidad del enemigo que se había apoderado del paso del Ebro, y se varía el plan de marcha; apurado el carlista con el incesante amago de los liberales, se vuelve a andar a la una de la noche por malos caminos. Ya en la madrugada, a las dos de la mañana, abandona se encamina a la villa de Terminón, siguiendo a marchas forzadas por los precipicios anejos a la villa de Cantabrana, cruzan esta villa dirigiéndose a Herrera, alcanzando a las siete de la mañana las montañas de Condado.» (A. Pirala).

Con esta maniobra, el mando de la ‘Expedición Real’ pretendía sorprender a las tropas ‘isabelinas’, vadeando el Ebro por un lugar inesperado, siguiendo para ello una ruta a través del valle de Caderechas poco frecuentada y casi desconocida. Sin embargo, esta opción resultaba más rápida y directa que la (convencional) alternativa, por los tortuosos pasos del ‘desfiladero del Oca’ y la ‘Horadada’.

«Cuando a las siete de la mañana, nos saludaron los primeros rayos de sol, me pareció sorprender en el semblante del canoso general, un gesto de satisfacción y una mirada de piedad para con sus soldados […] Las nubes, como si huyeran de los rayos del sol, se iban precipitando hacia los abismos, a nuestros pies; Solo tres o cuatro hombres en fondo cabían sobre el precipicio, no podemos movernos ni adelante ni atrás.» (W. V. Rahden).

El paso por el que se aventuraron, la madrugada del 24 de octubre de 1837, las tropas de la ‘Expedición Real’ (que así nos relataba el voluntario alemán, W. Von Rahden) es un estrecho y sinuoso “sendero” que -por el Sur- parte de la población de Madrid de las Caderechas y salva el desnivel de la sierra existente a sus espaldas.

Madrid de las Caderechas, desde la sierra de Tablones (imagen: Jorge Plaza Bárcena).
Inscripción en la iglesia de Madrid: VIVA CAR†LOS (imagen: Jorge Plaza Bárcena).

«Badean el Ebro por los pontones de Población [de Valdivielso] y sin poderse parar aún para comer, siguió hacia Arroyo-Quecedo; Saben aquí estar tomando el boquete de Hocinos […] El general Lorenzo pasó ayer por Frías, con el objetivo de salir al encuentro del Pretendiente, que según las noticias que he podido adquirir parece que pasó el Ebro en el mismo día de ayer, 24 de octubre, por los puentes de Condado a salir a Quecedo, sin duda para caer a Orduña por el valle de Losa. Ignoro si el general Lorenzo le había podido dar alcance, y espero esta noche noticias positivas, para dirigir mi movimiento en el día de mañana.» (A. Pirala).

Imagen: “Diego de León y sus Húsares”, de A. Ferrer-Dalmau (2011).

5. Agotamiento carlista y fin de la guerra

El fracaso de la ‘Expedición Real’ de 1837 en su intento de derrocar el gobierno cristino, amenazando para ello la misma capital del reino, supuso la constatación de la incapacidad ‘carlista’ de imponerse en la contienda.

Imagen:”El final de la batalla”, de A. Ferrer-Dalmau.

Nota del autor

Este artículo está dedicado a todos aquellos ‘arrieros’ y ‘trajineros’ caderechanos que cruzaban habitualmente la ruta de las “Canales de Madrid”. A través de ella, daban salida a los productos frutícolas del valle, camino de los mercados del Norte. Entre aquellos sacrificados hombres, a mi abuelo Emilio Bárcena Martínez (1901–1973).

Autor:

Jorge Plaza Bárcena

Enlace de interés:

🧭 Portal de Turismo del Valle de las Caderechas. Web >> www.valledecaderechas.com

Fuentes:

“La Villa de Cantabrana S. XVIII-XIX y el 4º Batallón de Iberia-1812”, Molina Toledo, Rafael. Cantabrana — 2016.

Espacio dedicado a la localidad de Quintanaopio y al entorno de Las Caderechas (by, QMM).

Love podcasts or audiobooks? Learn on the go with our new app.